Un importante sector de productores está urgido de dinero

Abayubá Valdez: el 75% del año fue seco! El año que concluye, con señales tan alentadoras para la ganadería, no hace olvidar que fue muy negativo para los productores en su mayor parte.

Abayubá Valdez, martillero de larga trayectoria en el norte del país, fiel a su estilo categórico lo calificó de “un drama tremendo”.

Un 75% del año fue muy seco y quienes conservaron los ganados lo hicieron a “fuerza de plata”, recurriendo a la suplementación con raciones, realizando un gran sacrificio.

Al Norte la seca llegó por último, pero luego se extendió durante mayor tiempo. Ello generó problemas muy graves a las aguadas, de sanidad y falta de forrajes. Prácticamente solo se salvó el ganado que pudo suministrársele ración.

“La gente trabajó a pérdida para tratar de salvar su hacienda”, dijo. Quienes consiguieron vender antes que se murieran, lo hicieron muy mal, recordó Valdez, quien convive semanalmente con la situación de productores en diversas zonas de una extensa región del norte y centro del país.


[ad#GoogleAdSenseUruBusca468x60]
Esto generó una faltante importante de ganado y al revertirse las condiciones climáticas, la gente está con otro ánimo. Valdez recalcó que ello no resuelve una situación económica de los productores que fueron severamente afectados.

“Durante casi todo el año tuvimos que vender con plazos, para que se pudieran colocar los ganados en momentos que era fundamental aliviar la dotación de los campos y tratar de sacar algún pesito más”, recordó.

Ahora, en una situación totalmente distinta, se advierte un hecho que afecta en forma similar a todos los productores, grandes y chicos.

“Una mayoría de nuestra clientela necesita adelantos de dinero al momento de concretar su consignación”, comentó Valdez. Esto es una demostración de la realidad económica de la mayoría de los productores ganaderos, que se aprecia aún más en las zonas de criadores.

Pero mientras eso sucede en el campo Valdez se manifiesta “desconcertado” por el auge del consumismo.

“En mi pueblo se venden 25 motos por semana” hecho que no requiere mucho trabajo de investigación, si alguien ha tenido oportunidad de conducir por el centro de Tacuarembó en los últimos tiempos.

El tránsito es un caos, como consecuencia de que la gente sigue consumiendo, pero los demás sectores comerciales de la ciudad también han progresado “una barbaridad” gracias a las diferencias cambiarias que existen con Brasil.

“Lo mismo sucede en Rivera, donde no se puede entrar un fin semana”, agregó.

Abayubá Valdez no tiene dudas que el año próximo faltará ganado. En especial porque el “aparato productivo primario fue tremendamente afectado”.

Particularmente en las zonas más marginales, en los campos más superficiales, donde se producen teneros. Ello determinará que haya un déficit de terneros muy grande.

FUENTE:

Boletín de ElAgro.com

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.