Tiene 18 y contrata a ingenieros

Un uruguayo, que priorizó su proyecto personal al liceo, creó un videojuego destacado por Apple

Alos 16 años, Darío Levin comenzó a montar una empresa de videojuegos. Durante dos años, lideró a casi una decena de profesionales con quienes creó una aplicación descargada, hasta ahora, 75.000 veces. Su invento fue distinguido como “los juegos nuevos que ama” Apple en la última semana.

Shape.me (dar forma, en español) es el nombre del videojuego. Este entretenimiento propone unir pares de figuras geométricas iguales. Cada uno de sus 95 niveles y 10 mundos, plantea unir cierta cantidad de figuras utilizando diferentes dinámicas, como lo pueden ser: unión de figuras simples, composición y descomposición de figuras y colores.

Conforme el usuario va avanzando, va creciendo la dificultad y se le desafía en unir dos variables de manera simultánea: las figuras y los colores (piden armar naranja; que debe ser rojo y amarillo).

Por otra parte, a medida que el usuario se va trasladando a través de los diferentes mundos, va recopilando elementos para algunos personajes que se encuentran perdidos. Cuando los logra recolectar completamente, los hace reaparecer: de ahí el nombre “dar forma”. El objetivo final es reaparecer todos los personajes.

“Es un juego casual que intentó innovar en el rubro a través de una historia”, contó Darío, quien se define como el director general de la propuesta.

Este título, con más 800.000 partidas jugadas hasta el momento, está disponible en Android e iOS, el sistema operativo de Apple.

Su forma de monetizarlo es a través de publicidad y transacciones que el usuario puede hacer en el juego para poder avanzar.

El proceso.

Darío (18) es apasionado de la tecnología… y de Apple. A los 14, quiso anotarse en cursos de programación pero varias casas de enseñanza informática lo rechazaron por considerarlo “muy niño”. Mandó varios mensajes por LinkedIn a profesionales para que le dicten clases particulares. Al final, uno de ellos accedió. A esa edad creó StudentApp, una aplicación para estudiantes que permite crear reglas de tres, gráficas y cálculos matemáticos, químicos o físicos.

“Todo eso me sirvió para crear Shape.me”, confesó.

Ahora apostó por una aplicación que pudiera utilizar cualquiera: desde un niño a un abuelo. Creó un prototipo del juego y salió a ofrecer trabajo. Buscaba profesionales calificados, en algunos casos con experiencia, capaces en dedicarle 20 horas semanales proyecto.

Contrató a un ingeniero en sistemas, un ingeniero en sonido —un antiguo profesor suyo de música que llegó a trabajar en una empresa de videojuegos—, dos diseñadores gráficos y un programador. A todos les hizo firmar un contrato el cual asegura un porcentaje de la ganancia que dé la app en función del trabajo que realizan. Además, tercerizó el servicio de traducción. “La idea fue hacerlo bien profesional”, comentó.

Su experiencia como líder presentó ciertos obstáculos. “Imaginate: yo con 16 años intentándome reunir con una persona de 25 a 30 años. Muchos de ellos me trataban con respeto y otros no. También pasó que algunos arrancaban y dejaban de confiar y me dejaban en banda”, dijo. A los 17, hizo un curso de liderazgo.

La empresa que montó, nombrada Seldom Games, aún no tiene sede física. Y no parece muy interesado en crearla. Cree que es más “sencillo” hacer todas las reuniones en un lugar público. “La mayoría las hice en el Punta Carretas Shopping. No se necesita más”, dijo.

Lo que sí necesitó fue dinero para pagarle a sus empleados. En dos años requiró 5.000 dólares que provinieron de una ayuda de su padre —tiene una importadora y varios locales en Montevideo— y ahorros suyos.

A medida que el proyecto fue avanzando, este joven, desde agosto mayor de edad, empezó a dedicarle más horas a la aplicación y menos al estudio. Si bien para él y su familia el estudio siempre es lo más importante, el tiempo que le destinó a Shape.me conspiró para que pueda centrarse exclusivamente en el liceo. “Mientras mis compañeros estaban en clase, yo estaba afuera hablando con los ingenieros”, contó. Antes de ingresar a la Facultad de Ingeniería, donde piensa especializarse en sistemas, debe salvar tres materias que se llevó. “Ahora estoy estudiando. Y tengo a toda la gente de licencia”.

No tiene miedo que le vaya mal. Lo toma como un aprendizaje. “Más allá de que sea bueno o malo, y que recupere o no los 5.000 dólares, es una experiencia que me va a servir para hacer otra cosa. Todo se va conectando. Lo tomo como un medio para superarme”, concluyó.
Su experiencia la empresa de Cook

Muchas empresas de videojuegos deciden contratar a una firma estadounidense que ayuda a testear la aplicación y a lograr mayor visibilidad. Estas empresas en general tienen contacto con Apple y Google a las que suelen pedirles que las promocionen en lugares destacados de las tiendas. Claro, si la aplicación no cuenta con el visto bueno de estos gigantes informáticos no lograrán una reputada exposición.

En un contrato a convenir, esa distribuidora se queda con un porcentaje de la ganancia que genere el videojuego. Durante este proceso, tres firmas de este tipo se interesaron en la aplicación uruguaya. Una de ellas pidió un 50%, pero Levin se plantó. “No dejaba que fuera más de un 30%”, dijo. Finalmente, eligieron Umbrella, la cual se quedará con un 30% de las ganancias y Seldom Games con el 70% restante.

Según contó Levin, su empresa pidió asesoramiento a un estudio de abogados para entender la “letra chica” del pacto que ofrecía la distribuidora estadounidense elegida por Levin. El estudio le sugirió redactar un nuevo contrato —que garantiza que la empresa uruguaya será la que tendrá la totalidad de propiedad intelectual de la creación— y finalmente llegaron a un acuerdo.

Un camino parecido atravesó la aplicación Mars:mars, un videojuego uruguayo, la cual logró más de 2 millones de descargas en la tienda de Apple. Esta aplicación—cuya historia es la de un astronauta que debe superar ciertos obstáculos en el planeta rojo— fue una de las más descargadas en Uruguay.

LOS VIDEOJUEGOS EN URUGUAY

Edad. Sus fundadores tienen entre 25 y 35

La mayoría son catalogadas por el Ministerio de Industria como “microempresas”, que tienen a un 40% de sus integrantes como socios fundadores en una franja de edad que varía entre los 25 y los 35 años.
Juegos. 10 millones de descargas de uruguayos

Los videojuegos uruguayos tuvieron más de 10 millones de descargas en su historia, según un relevamiento que hizo la Dirección Nacional de Telecomunicaciones. El más descargado fue Kingdom Rush.
Empresas. Incremento del 100% en tres años

En los últimos tres años, Uruguay tuvo un incremento del 100% en la creación de empresas relacionadas con los videojuegos, según el Ministerio de Industria. Hay varias incubadoras que ayudan a impulsarlas.

FUENTE: http://www.elpais.com.uy/vida-actual/contrata-ingenieros-proyecto-personal-videojuego.html

.

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.